IVA 2015: cómo funcionará el IVA en los servicios prestados por vía electrónica

Uno de los cambios fundamentales que tenemos a partir del año 2015, es el cambio en la tributación del IVA de los servicios prestados por vía electrónica. El cambio afecta a las operaciones de servicios por vía electrónica B2C; es decir, aquellas operaciones en las que el destinatario final es un consumidor.Hasta ahora, la regla de localización del IVA situaba el lugar de realización del hecho imponible en el territorio de la sede del prestador del servicio para servicios B2C. por lo que el lugar de prestación del servicio pasa a ser en lugar donde se encuentre el consumidor final. Este cambio en la localización implica que la empresa que presta el servicio por vía electrónica tendrá que repercutir el IVA aplicable en el país de destino y que esté localizado el consumidor, no el país de origen como sucedía hasta ahora.

Criterios para situar el lugar de realización a efectos de IVA en una operación por vía electrónica B2C

Para garantizar una aplicación uniforme de las nuevas reglas en la UE, se ha preparado un reglamento en el que se especifica el criterio que se ha de seguir para localizar correctamente a los clientes a efectos de aplicación del IVA. Este reglamento establece las siguientes presunciones de localización:

  • Si los servicios se prestan en sitios tales como una cabina telefónica, zona WIFI, cibercafé, restaurante o vestíbulo de un hotel, en los que se requiere la presencia física del cliente, se presumirá que la ubicación del cliente está en ese lugar, por lo que ahí se gravarán los servicios.
  • Si los servicios se prestan a través de una línea fija terrestre, se presumirá que la ubicación del cliente es aquella en la que la línea esté instalada.
  • En el caso de que se presten a través de redes móviles, se presumirá que la ubicación del cliente es el país identificado por el código de teléfono de la tarjeta SIM.
  • En los servicios en los que es necesario usar un descodificador o una tarjeta de televisión (sin usar línea fija terrestre), se presumirá que la ubicación del cliente es el lugar en el que se encuentre el descodificador, o si no se conoce, el lugar al que se envió la tarjeta.

No obstante, se usará como criterio de localización del cliente dos de estas ubicaciones no contradictorias entre si:

  • Dirección de facturación
  • Dirección IP del dispositivo usado por el cliente o cualquier sistema de geolocalización
  • Datos bancarios (lugar en que se encuentra la cuenta bancaria utilizada para el pago)
  • Código de móvil del país almacenado en la tarjeta SIM
  • Ubicación de la línea fija terrestre del cliente a través de la que se presta el servicio
  • Otra información relevante desde el punto de vista comercial

Este cambio en el escenario del IVA, nos obliga a cambiar nuestros sistemas de procesamiento informático para poder demostrar en todo momento dónde se encuentra localizado nuestro consumidor B2C.

Cambios legales para las empresas prestadoras de servicios por vía electrónica

Este nuevo escenario comunitario, obliga a las empresas a realizar los siguientes cambios legales. En primer lugar, tendremos que aplicar el tipo de IVA vigente para ese tipo de servicio en el país de destino, no en el país de origen y cumplir en simultáneo con la legislación vigente en materia de IVA del país en el que pasamos a prestar el servicio.

Como segundo punto más importante, estamos obligados a cumplir el reglamento de facturación de cada país de destino, incluyendo para cada país, la casuística propia de sus normas de emisión de facturas. Por ejemplo, hay países en Europa en los que no es posible realizar factura simplificada para cada servicio o bien, se obliga a informar sobre el capital social de la empresa en la propia factura.

Este IVA que recaudamos, tendremos dos opciones para ingresarlo en las arcas públicas. Bien nos damos de alta en cada país en los que prestemos servicio, bien nos adscribimos a la ventanilla única de liquidación del IVA, que presentaremos en nuestro territorio directamente mediante una serie de formularios y autoliquidaciones que tienen que aprobarse en breve.

Estamos a menos de dos meses de la entrada en vigor de este cambio, por lo que debemos analizar inicialmente cómo estamos prestando los servicios por vía electrónica y cómo podremos mejorar los mismos.

Tener un control de las cuentas es algo básico para cualquier negocio. Desde Sage te proponemos diferentes programas de contabilidad para que lleves la contabilidad, la facturación y la gestión de los números con facilidad. Entre otras tareas, podrás generar tus declaraciones de IVA, gestionar los pagos, y realizar presupuestos e informes.

Remo, muy relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Cómo medir el engagement en Redes Sociales

 Cuando gestionas una red social por ti mismo, o cuando la gestionas para un cliente, te ves en la tesitura de medir tu trabajo para poder evaluar si lo estás haciendo bien, mal o regular, si estás cumpliendo los objetivos que te marcaste y si las estrategias que planteaste para ello se están cumpliendo.

Cuando nos iniciamos en , en presencia online en general, debemos marcarnos unos objetivos no medibles, y es el fijar el porqué de nuestra presencia online, el porqué de nuestros esfuerzos: ¿Qué queremos conseguir con nuestros actos? No en todos los casos estos objetivos serán iguales, pues habrá campañas orientadas a la venta inmediata, otras a establecer una comunidad de clientes y otras irán encaminadas a difundir la imagen de marca y aumentar el conocimiento del negocio entre sus potenciales clientes, por ejemplo.

Y una vez fijados estos, debemos fijar unos indicadores o KPIs, que sí que serán cuantificables y que serán los que nos indiquen si estamos consiguiendo lo que nos hemos propuesto o no. Ahora, traslademos este escenario a nuestra estrategia de redes sociales.

Como medir el Engagement en Redes Sociales. ¿Se puede medir el amor?

¿Qué es el engagement? Engagement significa literalmente compromiso, y es la capacidad de una marca o negocio de hacer que el cliente y el potencial cliente se identifique y asuma como propios los valores que difunde, convirtiendose a su vez en un difusor de la marca entre su propio círculo. ¿Se puede medir este nivel de amor, cuanto “quiere” un cliente a su marca? A mi juicio esto es un intangible dificil de medir, y mucho menos en el ámbito de pequeños negocios, que no tienen grandes medios a su alcance, pero si que podremos medir el nivel de interacción de los clientes con nosotros que al menos nos puede dar pistas.

Sin embargo, antes de empezar con esto, nos vemos ante varios problemas:

 – El Engagement no es interacción

Aunque estamos cansados de ver post que los confunden, la interacción de tus clientes contigo en redes sociales no es el “ratio de amor” que te profesan. Aunque la interacción es parte del “compromiso”, el engagement es mucho más que eso, y formado a veces por variables que no se pueden medir, como las recomendaciones Offline, el grado de identificación con la marca o la fidelidad de compra, por ejemplo.

 – Cualquier fórmula nos dará un resultado medio

Nos desesperamos por obtener algo tangible, o nuestros clientes nos achuchan para que les demos algo que puedan medir, y cuando les das un dato de que la tasa de conversación ha subido al 400%, nos mostramos/se muestran entusiasmados. Sin embargo, buceamos en los hechos tras los datos, y descubrimos que dicha tasa de conversación se debe a que el community manager se ha enzarzado en una conversación de besugos con un Troll, que en nada ha beneficiado a la marca, sino todo lo contrario…
No nos podemos guiar sólo por los números. Es muy frecuente que un 10% de nuestros seguidores hagan un 90% de las interacciónes.Esas son las personas a las que hay que identificar y tratar de manera especial. Esos son tus Activos reales y por eso estás en Redes Sociales. Y esa es labor de un buen CM. Lo demás es una media, un indicativo  que por sí sólo puede decirte algo, o no, o todo lo contrario….

 – No toda interacción significa lo mismo ni vale lo mismo

Esta sección sola daría para un libro. ¿Que significa un “me gusta”? A priori, no es descabellado decir que un me gusta puede significar distintas cosas dependiendo de quien diga algo y su contexto: Que alguien haga una pregunta comprometida a una marca y alguien le dé un “me gusta” a esa pregunta no significa necesariamente que este apoyando el acoso a una marca, sino que le parece una pregunta interesante, y de hecho, si la marca o negocio contesta brillantemente, posiblemente esa misma persona le de un me gusta.
Sin embargo, una foto de una cocina sucísima de un restaurante a la que le damos un me gusta, no significa apoyo a ese restaurante, ni que nos gustan las cocinas llenas de mierda, sino todo lo contrario, que queremos difundir una situación que no nos gusta para denunciarla.

Y compliquemoslo más aún. Las formulas usadas más frecuentes asignan el mismo valor numérico a un comentario, a un me gusta, o a un compartir (Recomiendo leer este post de Amel Fernandez sobre como medir el Engagementdonde se dan varias soluciones y fórmulas), peroparece razonable afirmar que no vale lo mismo un “me gusta”, que un compartir, ya que el compartir implica mucho más compromisoy deberíamos darle mucho más valor. Y no tiene ningún sentido desde luego que se le asigne un valor positivo a un comentario que  nos critica, ya que recordemos, que estamos midiendo la interacción, sí, pero para intentar medir el compromiso…

Y desde luego, las reglas cambian cuando cambiamos de red social, ya que por ejemplo una conversación en Twitter es mucho más factible que en Facebook, y el valor de un comentario, menor, así como el de un retweet frente a un compartir. Sin embargo, El “me gusta” que tan alegremente lanzamos en Facebook se convierte en un “Favorito” más dificil de conseguir en Twiiter…El mundo al revés, vamos…

¿Entonces?¿Cúal es la solución?

Si la hay, una posible solución pasaría por hacer una formula numérica para cada red social donde asignásemos un valor distinto a cada interacción atendiendo además a nuestro objetivo, pero a mi parecer, creo que este artículo de MOZ va en la dirección correcta.

No podemos asignar la misma formula a todas las interacciónes porque no todas las interacciónes significan lo mismo. Sólo podemos sumar manzanas a peras (diga lo que diga la alcaldesa de Madrid) si lo que queremos saber es cuantas frutas tenemos en total, pero como en este caso, ya hemos visto que como el número por si mismo no sólo nos dice póco sino que puede ser muy engañoso, lo que tendremos que hacer es sumar las peras con las peras, y ver que es lo que  significa una pera.

Como podeis ver en el gráfico, dividimos las interaciones no otorgándoles un valor numérico sino atendiendo a su uso. ¿Qué queremos indicar cuando interactuamos con una marca? No es una ciencia exacta, ni mucho menos, pero creo que puede atender mejor a lo que estamos buscando, y además es extrapolable a la mayoría de las redes.

– Ratio de conversación: Nos indica la capacidad de un negocio de establecer una conversación con un seguidor o con alguien que haya visto nuestras publicaciones. Aunque en Twitter por su propia naturaleza este grado de conversación será superior, nos sirve para evaluar si estamos consiguiendo hablar con nuestros potenciales clientes o somos una voz clamando en el desierto. Y que nos se nos olvide: el valor de este Ratio no es su número, sino lo que la gente nos dice…Escucha activa, señores…

– Ratio de Aplauso: No confundir con el ratio de aplauso a nuestra marca, sino que mide el ratio de aplauso de nuestras publicaciones. Nuestro time line puede ser una “discoteca vacía”, como díce Julio Aliaga, y de repente publicar un Meme y que se comparta y nos den muchos me gusta… ¿quiere decir eso que a la gente le gusta más nuestra empresa? NO. Sólo quiere decir que les ha gustado ese meme…Evaluemos cuanto de ese aplauso ha ido a publicaciones que hablan sobre nosotros…

– Ratio de difusión: Que alguien comparta un contenido me parece la mayor interacción. No sólo lo difunde sino que lo hace propio, pasa a formar parte de su perfil desde ese instante. Eso, como dice Gaby Castellanos, no es Branding, es “Fanding”, lo mejor a lo que podemos aspirar en Redes Sociales.

¿Soluciona esta manera de medir la interacción el poder medir el Engagement? No, pero si me parece más exacta que las fórmulas que se venían usando habitualmente. Sin embargo, tras esos números, hay que hacer la imprescindible lectura sobre su origen y un análisis cualitativo que sólo el encargado de la gestión de Redes podrá clarificarte. Pero si eres un obseso de los números, o tu cliente lo es, esta medición creo que segmenta mejor los indicativos y acerca más el número a la realidad.

¿Es exacta esta manera de medir? Tampoco, de hecho habría que ver estos ratios por tipología de publicación y ver cuales son las más efectivas, y no sobre el total como hacemos aquí a ojímetro, comparando unos meses con otros, pero ¿de verdad necesitas saberlo? Si gestionas las redes de tu negocio, si, por supuesto….Pero si eres el propietario del negocio, y tus redes las gestiona un CM, el ha de saberlo, pero ¿tú lo necesitas? O te basta con saber que se atiende a esos parámetros a la hora de gestionar y programar mejor el trabajo.

Demos a los números la importancia que se merecen, CMs y Dueños de negocios. Sacar ratios es muy facil. Casi todos están equivocados en mayor o menor medida y no nos dirán demasiado por si mismos.

Vía: Socializame

Imagen cortesía de Shutterstock

Autobuses de Málaga ofrecerán cargadores USB para el móvil

Una de las molestias más comunes asociadas al uso del smartphone, es que te quedes sin batería en mitad de la calle. Si no puedes vivir si tus llamadas y sin tu WhatsApp, siempre puedes entrar en una tienda o un bar, y pedir que te dejen recargar el móvil durante un rato.

Si vives en Málaga, también podrás hacerlo en el autobús.

El concejal de Accesibilidad y Movilidad del Ayuntamiento de Málaga, Raúl López, ha presentado su proyecto para ofrecer cargadores USB en toda la flota de autobuses urbanos de la capital. En total, 250 autocares cuyos usuarios podrán recargar el smartphone o la tablet durante el trayecto.

La inversión total, de 25.000€, se ha aprobado tras la buena acogida en los tres meses de prueba de los nuevos autobuses híbridos de la ciudad. El 75% de los usuarios afirmaron que les parecía muy útil que los autocares urbanos incorporasen cargadores USB para el móvil, mientras que el 70% confirmaron que estaban dispuestos a utilizarlos.

Estas buenas cifras han llevado al ayuntamiento a incorporarlos en toda la flota transporte público.

Los cargadores USB para autobuses urbanos se irán instalando progresivamente, durante las revisiones de mantenimiento programadas para cada uno de los autocares. Se instalarán cargadores con dos puertos USB cada uno, aunque la nota de prensa no especifica la cantidad de dispositivos de recarga que habrá disponible en cada autobús.

Salvo que lleves a cabo un trayecto muy largo, es poco probable que durante el viaje puedas recargar el smartphone al completo, pero sin duda es una opción muy útil si tienes el móvil bajo de batería, o quieres que te aguante unas pocas horas más.

[Fuente: Gente en Málaga]